¿QUÉ SIGNIFICA PARA EL CRISTIANO EL SUFRIR?